Muy orgullosos de hacer parte de este proyecto que le cambiará la cara a un lugar central de Bogotá y que tiene tanto significado para la historia del País. DyGT, en consorcio con JHeR, dirige el Plan de Implantación que viabilizará el desarrollo del Museo Nacional de la Memoria. 

“Listo proyecto para el Museo Nacional de la Memoria. A través de un Conpes, el Gobierno garantizó recursos para construir un centro que articulará los 26 espacios de memoria del país. La inversión será de $72.295 millones. Se espera que esté listo para el 2019. 

POR: Yorley Ruiz M / @YorleyRuizM

El museo contará con seis pisos, un teatro y dos archivos documentales. / Archivo particular

La memoria del conflicto armado tendrá casa en Bogotá. Se trata del Museo Nacional de la Memoria, que se construirá en la carrera 29, entre las calles 26 y avenida Las Américas. Allí se erigirá una construcción de seis pisos, donde estará el corazón de la red que integran 26 espacios en el país, que busca visibilizar la magnitud de la tragedia que vivimos en las últimas décadas, para que no se repita. “

Tomado de: El Espectador

Leer Documento Completo

 

El consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) declaro la protección de 4.283 hectáreas esencialmente de páramo para buscar la protección del agua y de importantes especies de la región como el Oso Andino; esta especie que habita a lo largo de la cordillera de los Andes, desde La Argentina hasta Venezuela, juega un papel muy importante en la dinámica de los ecosistemas ya que al alimentarse principalmente de frutas es un gran dispersor de semillas, estimulando los procesos ecológicos mediante la movilización de materia.

Debido a la tala indiscriminada de árboles y los efectos del cambio climático, El Oso de Anteojos se encuentra en peligro de extinción; el nuevo Parque Natural Regional Vista Hermosa Monquentiva, se caracteriza por su alta biodiversidad propia de la alta montaña, lo que permitirá un gran avance para la búsqueda de la protección del Oso de Anteojos y de otras especies de la región que también se encuentran amenazadas.

Oso de anteojos – Tremarctos ornatus, Tomado de: http://www.bioenciclopedia.com/oso-de-anteojos/

El Director, técnico de la Dirección de Gestión del Ordenamiento Ambiental y Territorial de la CAR, manifestó al respecto: “Con esta declaratoria como área protegida, se puede empezar a trabajar en el Plan de Manejo Ambiental, lo que nos permitirá organizar el territorio, tener zonas específicas para conservar el oso andino una especie vulnerable principalmente porque tiene una distribución amplia, pero sus poblaciones están bastante amenazadas”.

Para mayor información Consulte:

Cundinamarca tiene nuevo parque natural regional en el páramo, Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, lunes, 25 de septiembre de 201, Disponible: https://www.car.gov.co/?idcategoria=81587.

Oso De Anteojos, Bioenciclopedia, Posted by BioEnciclopedia, Sep 5, 2016,  Mamíferos, Disponible en: http://www.bioenciclopedia.com/oso-de-anteojos/

El Oso de Anteojos en Peligro de Extinción, Ecoportal, Disponible en: http://www.ecoportal.net/Temas-Especiales/Animales/El_Oso_de_Anteojos_en_Peligro_de_Extincion

La ley 1454 del año 2011 define al ordenamiento territorial como un  un instrumento de planificación y de gestión de las entidades territoriales y un proceso de construcción colectiva de país, que se da de manera progresiva, gradual y flexible, con responsabilidad fiscal, tendiente a lograr una adecuada organización político administrativa del Estado en el territorio, para facilitar el desarrollo institucional, el fortalecimiento de la identidad cultural y el desarrollo territorial, entendido este como desarrollo económicamente competitivo, socialmente justo, ambientalmente y fiscalmente sostenible, regionalmente armónico, culturalmente pertinente, atendiendo a la diversidad cultural y físico-geográfica de Colombia.

Es a partir de la vigencia de esta ley, que se otorgan competencias suficientes para que los distintos actores sociales e institucionales de los Departamentos, puedan establecer autónomamente las condiciones de su Departamento de acuerdo a las propias necesidades y particularidades que cada Departamento presenta.

El PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DEPARTAMENTAL- POTD del  VALLE DEL CAUCA “es el primer plan de esta escala que se formula a nivel nacional en el marco de las competencias que brinda la Ley 1454 de 2011”. “La Gobernación del Valle de Cauca y la Universidad San Buenaventura Cali, han liderado la formulación del POTD  en sus distintas fases, con un amplio trabajo participativo con los municipios y el Distrito de Buenaventura, y los actores representativos del territorio”.

PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL DEPARAMENTAL DEL VALLE DEL CAUCA SÍNTESIS DEL PROCESO

Construir la agenda para el fortalecimiento de capacidades institucionales y la construcción de un sistema de acompañamiento, seguimiento y monitoreo a la gestión del desarrollo sostenible en el Departamento del Caquetá y los municipios de Solano, Cartagena del Chairá y San Vicente del Caguan, en el marco de la estrategia de tierras, en uno de los objetivos y enfoques que TNC está desarrollando en los territorios.

Por lo anterior, en el marco del presente contrato se desarrolló una línea base para el fortalecimiento de capacidades, partiendo de tres dimensiones del desarrollo; gestión ambiental, gestión territorial y producción sostenible. La primera entendida como la estrategia mediante la cual se deben organizar las actividades que se desarrollan en el territorio que afectan al ambiente, con el fin de lograr una adecuada calidad de vida y mitigando problemas ambientales. La segunda, entendida como la ejecución y planificación de acciones, actividades, programas, proyectos y estrategias, que promuevan un uso sustentable del territorio, y finalmente, producción sostenible, entendido como el uso eficiente de los recursos y la eficiencia energética, previniendo los efectos devastadores que se están generando en los territorios por la deforestación y demás actividades de mediano y alto impacto.

Es por lo anterior, que el equipo diseñó una hoja de ruta partiendo de éstas tres dimensiones y articulándolas con 5 ejes articuladores; Ordenamiento Territorial, Ordenamiento Ambiental del Territorio, Gestión del Riesgo, Desarrollo Agrario y rural y Acuerdos de paz, con el fin de lograr una gestión ambiental real en los territorios, en donde por medio de procesos de participación se cumplan con las metas de reducción de carbono y desarrollo sostenible, así como disminuir las brechas intra-territoriales y el aumento de la calidad de vida de los pobladores del territorio y por último reducir los impactos negativos de las actividades que se realizan sobre el suelo que generan devastación ambiental en el territorio.

La propuesta de plan de formación que se presentará a continuación busca el fortalecimiento de capacidades con el fin de transformar positivamente los territorios en tanto se gesten procesos de conocimiento certero, establecer la diferencia entre conocimiento y conocer (de la teoría a la práctica) e identificar la oferta instrumental e institucional en las dimensiones Ambiental, territorial y de producción sostenible. 

“Esta investigación es financiada por la fundación Gordon y Betty Moore y The Nature Conservancy”

Elaboración:

Desarrollo y Gestión Territorial: Jorge Ramírez Hernández- Juana M. Hofman y Nini Johanna Mendez  para The Nature Conservancy, en el marco del Contrato Número: 00032/2017. 

Artículos Completos:

memorias pdf

Producto 2. Línea Base texto

Propuesta de Plan de Formación

Por

Copenhague, Dinamarca. Flickr usuario: © Mikael Colville-Andersen, bajo licencia CC BY 2.0.

Copenhague, Dinamarca. Flickr usuario: © Mikael Colville-Andersen, bajo licencia CC BY 2.0.

 

Copenhagenize reveló un ranking con las 20 ciudades más amigables del mundo para andar en bicicleta.

Conoce cuáles son a continuación.

1. Copenhague

Copenhague, Dinamarca. Flickr usuario: © Mikael Colville-Andersen, bajo licencia CC BY 2.0.

Copenhague, Dinamarca. Flickr usuario: © Mikael Colville-Andersen, bajo licencia CC BY 2.0.

2. Utrecht

Utrecht, Países Bajos. Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0

Utrecht, Países Bajos. Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0

3. Amsterdam

Amsterdam, Países Bajos. Flickr usuario: © pauliefred, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

Amsterdam, Países Bajos. Flickr usuario: © pauliefred, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

4. Estrasburgo

Flickr usuario: © Julio Roman Fariñas, bajo licencia CC BY 2.0.

Flickr usuario: © Julio Roman Fariñas, bajo licencia CC BY 2.0.

5. Malmö

Flickr usuario: © Knight Foundation, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

Flickr usuario: © Knight Foundation, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

6. Burdeos

Flickr usuario: © Olga Berríos, bajo licencia CC BY 2.0

Biciestacionamiento en el Ayuntamiento de Burdeos. Flickr usuario: © Olga Berríos, bajo licencia CC BY 2.0

7. Amberes

Bicicletas públicas de Amberes. Flickr usuario: © Rose Robinson, bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0.

Bicicletas públicas de Amberes. Flickr usuario: © Rose Robinson, bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0.

8. Liubliana

Flickr usuario: © NACTO Photos / Craig Toocheck, bajo licencia CC BY-NC 2.0

Flickr usuario: © NACTO Photos / Craig Toocheck, bajo licencia CC BY-NC 2.0

9. Tokio

Flickr usuario: © SLTC, bajo licencia CC BY-SA 2.0

Flickr usuario: © SLTC, bajo licencia CC BY-SA 2.0

10. Berlín

Flickr usuario: © RaeAllen, bajo licencia CC BY 2.0

Flickr usuario: © RaeAllen, bajo licencia CC BY 2.0

11. Barcelona

Flickr usuario: © Juan Pedraza, bajo licencia CC BY-NC 2.0

Flickr usuario: © Juan Pedraza, bajo licencia CC BY-NC 2.0

12. Viena

Flickr usuario: Andy Nash, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

Flickr usuario: Andy Nash, bajo licencia CC BY-SA 2.0.

13. París

Flickr usuario: © zoetnet, bajo licencia CC BY 2.0

Flickr usuario: © zoetnet, bajo licencia CC BY 2.0

14. Sevilla

Flickr usuario: © Claudio Olivares Medina, bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0

Flickr usuario: © Claudio Olivares Medina, bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0

15. Múnich

Flickr usuario: © European Cyclists' Federation, bajo licencia CC BY 2.0

Flickr usuario: © European Cyclists’ Federation, bajo licencia CC BY 2.0

16. Nantes

Flickr usuario: © European Cyclists' Federation, bajo licencia CC BY 2.0

Flickr usuario: © European Cyclists’ Federation, bajo licencia CC BY 2.0

17. Hamburgo

Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0

Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0

18. Helsinki

Flickr usuario: © Michael W Andersen, bajo Dominio Público CC0 1.0.

Flickr usuario: © Michael W Andersen, bajo Dominio Público CC0 1.0.

19. Oslo

Flickr usuario: © xiquinhosilva, bajo licencia CC BY 2.0.

Flickr usuario: © xiquinhosilva, bajo licencia CC BY 2.0.

20. Montreal

Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0.

Flickr usuario: © Dylan Passmore, bajo licencia CC BY-NC 2.0.

VER ARTICULO COMPLETO 

Enrique Uribe Botero / especial para El Espectador
Una mirada urbanística a las zonas veredales transitorias de normalización, a partir de la visita de un experto a la Mariana Páez, en el municipio de Mesetas, departamento del Meta. Su conclusión: “Se está escribiendo una de las páginas más interesantes de la historia de la urbanización de nuestro país”

A lo largo de toda su historia, la ciudad no se caracteriza ni por el número de sus habitantes, ni por las actividades de los hombres que allí residen, pero sí por sus rasgos particulares de estatus jurídico, de sociabilidad y de cultura.

Histoire de la France Urbaine, George Duby

Nuestras ciudades coloniales vienen de las leyes de indias y a su vez estás se inspiraron en los campamentos del ejército romano, y estas zonas veredales emulan esos enclaves estratégicos: 

Artículo Completo 

DyGT Ltda, en asocio con Montaña Consultores, está realizando el componente urbano, inmobiliario y de gestión del Plan de Implementación de Patios y Terminales del SITP para Transmilenio SA, mediante un contrato con el Banco de Desarrollo de América Latina CAF.

Resultado de imagen para sitp

Fuente: Bogota.gov.co

“Durante esta administración solo se entregarían 5 de los 70 patios necesarios para los buses del SITP, por esto se elabora un plan de implementación para 70 proyectos de patios y se esperan que en el primer trimestre de 2018 se empiecen a observar los resultados de etas iniciativas”

Para más información consulte el artículo de prensa de Caracol Radio: Aquí 

 

 

La Alcaldía Mayor de Bogotá, en el marco del plan de desarrollo “Bogotá Mejor Para Todos”, tiene la meta de lograr la legalización de 91 barrios de origen informal, en toda la ciudad. En esta importante labor, que mejorará la calidad de vida de los habitantes de estos sectores, desde enero de este año el consorcio JHeR SAS-DyGT Ltda. Realiza la interventoría integral a los estudios de legalización, acompañando y supervisando labores de campo y estudios técnicos, con el ánimo de asegurar su cumplimiento y buena calidad.

                       Fuente: Equipo de interventoría.

 

Fuente: Equipo de interventoría.

Fuente: La Silla Vacia 

La iniciativa del Museo Nacional de Memoria impulsada por los miembros del Centro de Memoria Histórica, es #TrendingLíder esta semana porque sería el primer museo en Colombia en exponer los 60 años de conflicto armado para visibilizar y reflexionar sobre la magnitud de la tragedia colombiana. Hablamos con Felipe González-Pacheco de MGP, uno de los arquitectos disenadores del proyecto.

INICIATIVA DE LIDERAZGO: MUSEO NACIONAL DE MEMORIA

Museo Nacional de Memoria

* Exterior Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de crear el Museo Nacional de Memoria?

FGP: El Museo Nacional de Memoria será el contenedor de la información de 60 años recogida por el Centro de Memoria Histórica del conflicto armado en Colombia . Es un edificio que mezcla archivos y exposiciones de arte buscando finalizar un proceso o etapa de la historia del país.

Queremos que sea un edificio revolucionario en la arquitectura del país.

La arquitectura tiene el poder de lograr que no se olvide lo sucedido para que no se repita, y aporta al proyectarnos como una sociedad integral. Nuestro país aún no ha reconocido ese poder.

El museo puede hacer reflejo de una situación de la sociedad y de un convencimiento de la misma. Necesitábamos pensar en un edificio que reflejará qué fue lo que pasó durante 60 años de conflicto armado.

Mirando ejemplos en el mundo, los Museos del Holocausto en Washington y el Museo Judío en Berlín. Los museos muestran lo que pasó y generan en la gente fuertes sentimientos.

El valor de la memoria es muy potente y sirve para no repetir lo sucedido.

LRL: ¿Dónde surge el Museo Nacional de Memoria?

FGP: El Centro de Memoria, bajo la dirección de Gonzalo Sánchez, con el apoyo de antropólogos, sociólogos, historiadores y Martha Nubia Bello, directora del museo, prepararon un concurso de arquitectura para el Museo Nacional de Memoria.

El concurso fue en agosto del 2015. Había 72 participantes de todo el mundo. Ha sido el concurso con mayor participación en la historia de Colombia porque un museo que recoja la historia de la violencia llamaba mucho la atención.

Ganamos el concurso de arquitectura MGP Arquitectura y Urbanismo, en conjunto con una firma madrileña ‘Estudio Entresitio’, de dos arquitectos, María Hurtado Mendoza y César Jiménez de Tejada.

Museo Nacional de Memoria

*Maqueta exterior Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Qué simboliza la estructura?

FGP: Una cosa es el contenedor –aspecto físico- y otra el contenido. El contenido va cambiando, pero la edificación es un diseño que simboliza el futuro de un país que sueña ser reconciliado o incluyente, donde aprendamos a respetar las opiniones y posiciones sin violencia.

Es un espacio donde se puede encontrar la sociedad. No es solo para las víctimas o los victimarios, todos hacemos parte del conflicto armado. Por ejemplo, nací en 1964 y las Farc nacieron a final de mayo de ese mismo año. Crecí con el conflicto colombiano. Para mi y las nuevas generaciones, el conflicto es un símbolo muy importante.

LRL: ¿Cómo pensaron el diseño?

FGP: Lo primero que hace el edificio es levantarse del suelo y producir en el primer piso un espacio totalmente público, llamado el ‘umbral de la paz’. Es un espacio público cubierto de 12 metros de altura.

Uno podrá recorrer el museo en su propio tiempo. Los visitantes no están obligados a mirar como si fuese un guión cinematográfico para llevarlo a una emoción. La arquitectura permite que uno decida cómo recorrerlo. Las 6 salas van en ascenso y tienen luz natural, en un principio lo llamamos ‘entre el cielo y el suelo’, pero luego cambió al ‘umbral de la paz’. El recorrido para llegar arriba a la cubierta es emocionante.

El techo es abierto y tiene unos picos que hacen referencia a las montañas colombianas, a la ruralidad colombiana y la geografía misma que es donde ha sucedido el conflicto. Allá arriba, en esas montañas, hay un lugar más íntimo de reflexión, para sentarse a pensar solo o en pequeños grupos familiares.

El techo es una especie de laberinto donde hay diferentes lugares para pensar, probablemente en el techo estarán los nombres de todas las víctimas. Al igual que el laberinto que hay en el Memorial del Holocausto Berlín, del arquitecto Peter Eisenman, que es un lugar donde uno se pierde, como para estar solo y reflexionar individualmente.

Museo Nacional de Memoria

* Maqueta interior Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Las salas tienen algún nombre?

FGP: Aún no. Todo el mundo llama y quiere una sala. Los militares, los afros, los indígenas. Pero esa no es la manera como se está planeando la museografía, Cristina Lleras del Centro de Memoria está trabajando alrededor de otros elementos.

LRL: ¿Dónde estará ubicado el Museo Nacional de Memoria?

FGP: La localización del museo es fundamental. Es en la calle 26 con carrera 30, detrás de Planeación Distrital, al lado de la escultura de Ala Solar, al lado del Museo de Bogotá y en contacto con el Centro Internacional.

Las grandes ciudades están organizadas para que se haga un recorrido histórico y estratégico de museos.

Museo Nacional de Memoria

* Mapa Bogotá, ubicación Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Por qué hacer el Museo Nacional de Memoria en Bogotá?

FGP: Se preguntan eso en todas las regiones rurales donde su produjo el conflicto. Por qué hacer un museo en la capital, en donde no se han dado cuenta de lo que pasó. La respuesta es, precisamente por eso.

A Bogotá llega gente de todas partes y es el lugar más visible para los colombianos y extranjeros. Es importante la ubicación del Museo, va estar en la pepa de la ciudad.

LRL: ¿Qué incidencia debería tener el proyecto arquitectónico sobre la ciudad y el futuro?

FGP: Nos falta como sociedad validar la profesión de la arquitectura en su verdadera condición, que tiene un gran poder y un límite. En muchos países del mundo, los edificios, los monumentos, hacen de las ciudades y de los países unos mejores lugares, son puntos de referencia, son objetivos y motivo de orgullo que representan a la sociedad donde están implantados.

Museo Nacional de Memoria

* Maqueta mapa Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Cuál es el presupuesto para el Museo?

FGP: Es un edificio de 120 mil millones de pesos y nos están diciendo que lo hagamos en 60 mil millones.

El presupuesto nacional para la cultura cada vez se recorta más, al Museo Nacional le bajaron el presupuesto al 50%. La mayor dificultad para ese proyecto está referida a ese tema, diseñamos un edificio óptimo, porque no es un edificio ostentoso o exagerado, pero tampoco se queda corto.

LRL: ¿En qué va el proyecto?

FGP: El Centro Nacional de Memoria está presentando un proyecto financiero para que se convierta en un CONPES. El hecho de que sea un CONPES no sé qué tan bueno sea.

Estoy seguro de que si el próximo Presidente electo no es una persona que apoye el proceso de paz, va a parar este museo.

Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Cuáles han sido los principales aliados?

FGP: El Centro de Memoria que está compuesto por una gente muy seria, muy estructurada, pero no son muy buenos relacionistas públicos, porque el proyecto no se ha mostrado ni vendido como debería.

LRL: ¿Qué aliados han faltado?

FGP: Los medios no se han interesado en este museo, han mostrado algunas cosas. Tenemos la oportunidad de mostrar un edificio que en muchos aspectos puede ser entendido como el umbral de la paz, porque es un hecho físico, emocionante, un lugar que se puede visitar para decir ‘estamos empezando un país sin conflicto’.

Esto ha pasado también con el gobierno, y le hago un llamado al Presidente Santos y al Alcalde Peñalosa. Es fundamental que el Presidente Santos no deje de lado que esta edificación es el remate ideal de este proceso de paz.

Museo Nacional de Memoria

* Render exterior Museo Nacional de Memoria

LRL: ¿Qué otros obstáculos han tenido para la realización del proyecto?

FGP: Hemos tenido dificultades con la aprobación del plan de implantación, que es la primera aprobación que necesitamos del Distrito para poder obtener licencia de construcción. La tierra en que se va a hacer es del Distrito y el dinero es de la Nación. La Nación y el Distrito tienen que ponerse de acuerdo. La coordinación intergubernamental es muy difícil.

Museo Nacional de Memoria

* Felipe González-Pacheco

INFORMACIÓN DEL LÍDER – Felipe González-Pacheco

Fecha y lugar de nacimiento 2 de junio de 1964 en Bogotá

Actividades profesionales Arquitecto

Grupos/asociaciones a las que pertenece Miembro de la Junta Directiva de la sociedad colombiana de Arquitectos

Redes sociales

Twitter

Facebook: Felipe González-Pacheco

Museo Nacional de Memoria

* Maqueta Museo Nacional de Memoria

Fuente: EL ESPECTADOR

UN SALVAVIDAS PARA EL ATRATO

En una sentencia inédita, el alto tribunal consideró al río “sujeto de derechos” y especial protección constitucional. Por eso le ordenó al Estado un plan de choque para salvar este afluente de la minería desbordada y el mercurio.

Fuente: EL ESPECTADOR

Decir que “la obsesión por el oro está matando al río Atrato” parece ya una frase de cajón. Tanto como “tirar la casa por la ventana”. Es un problema sobrediagnosticado. Lo ha dicho la Defensoría del Pueblo. Lo ha dicho la Contraloría. Lo ha dicho la Procuraduría. Lo han dicho a rabiar las comunidades que dependen de esa cuenca hidrográfica. Todos saben lo que ocurre. Y, sin embargo, a nadie parece importarle que las aguas del Atrato estén repletas de mercurio y de cianuro; de dragas y retroexcavadoras; de mineros legales e ilegales. Y, claro, de matones a sueldo buscando escriturar un pedazo del río para hacerse ricos. La maldición de El Dorado se está tragando el Chocó. ¿A quién le importa el departamento más pobre de Colombia? ¿A quién le importa el Atrato? A todos, menos al Estado.

No es una opinión. Es un dato. Lo dice la Corte Constitucional en una sentencia histórica en la que por primera vez reconoce a un río –el Atrato– como sujeto de derechos y ordena al Estado la protección de su cuenca y sus afluentes. Ya no porque la minería esté matando a los colonos y campesinos cuyas tripas no aguantan más mercurio, sino porque el río mismo se nos muere y alguien tiene que hacer algo de una buena vez para salvarlo. Incluida la revolución constitucional de entender el ecosistema como una entidad a la que hay que salvaguardar del hombre mismo. Como una población en riesgo. Como una comunidad amenazada. Como una minoría perseguida. La conclusión del alto tribunal es simple: “Es el momento de comenzar a tomar las primeras medidas para proteger de forma eficaz el planeta y sus recursos antes de que sea demasiado tarde o el daño sea irreversible”.

La historia

El 27 de enero de 2015, el Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna”, en representación de varios consejos comunitarios del Chocó, instauró una tutela contra la Presidencia, siete ministerios, la Agencia Nacional de Minería y otras entidades del gobierno con el fin de salvar el Atrato. La cuenca del río, con 40 mil kilómetros cuadrados, atraviesa más del 60 % del departamento. La vida en el Chocó orbita alrededor de ese brazo hídrico, envenenado sistemáticamente. Un afluente, el más caudaloso de Colombia, que nace a 3.900 metros sobre el nivel del mar en el cerro Caramanta, en la cordillera de los Andes, desemboca en el Golfo de Urabá –con una extensión de 750 kilómetros, 500 navegables– y que recibe más de 15 ríos y 300 quebradas. Su caudal arrastra la cloaca de la minería desbordada. Un estercolero en el que nadie sabe cómo todavía hay vida.

La tutela buscaba ponerle freno a esa locomotora de explotación sin tregua en una región en la que ocho de cada diez habitantes tienen sus necesidades básicas insatisfechas. La extracción de oro y platino derivó en una crisis ambiental espeluznante. La Defensoría reportó la muerte de 34 niños embera-katíos en 2014 por el consumo de agua contaminada. Los índices de diarrea, dengue y malaria se dispararon en Chocó, mientras aumenta el taponamiento y la sedimentación de las fuentes hídricas que desembocan en el Atrato. Una radiografía del desastre que llevó a la Defensoría a declarar una emergencia humanitaria y ambiental hace tres años. La deforestación, la mafia de las maderas, la erosión en toda la cuenca y el vertimiento de químicos convirtieron ese río imponente en una cosa tétrica.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca rechazó la tutela por improcedente. El Consejo de Estado también, pero, además, sustentó su postura en un argumento más exótico: que los demandantes fueron incapaces de demostrar el “perjuicio irremediable” que les causaba un Atrato emponzoñado de mercurio. El caso fue seleccionado para revisión por la Corte Constitucional y llegó al despacho del magistrado Jorge Iván Palacio –quien terminó su período en febrero pasado–. Antes de irse, en una sentencia revolucionaria que respaldaron los magistrados Alberto Rojas y Aquiles Arrieta, se ordenó proteger el Atrato como una entidad autónoma sujeta de derechos. Aplicando un enfoque ecocéntrico, la Corte partió de una premisa básica: la tierra no le pertenece al hombre y, por el contrario, el hombre es quien pertenece a la tierra, como cualquier otra especie.

“De acuerdo con esta interpretación, la especie humana es solo un evento más dentro de una larga cadena evolutiva que ha perdurado por miles de millones de años y, por tanto, de ninguna manera es la dueña de las demás especies, de la biodiversidad ni de los recursos naturales, como tampoco del destino del planeta. En consecuencia, esta teoría concibe la naturaleza como un auténtico sujeto de derechos que deben ser reconocidos por los estados y ejercidos bajo la tutela de sus representantes legales, verbigracia, por las comunidades que la habitan o que tienen una especial relación con ella”. Bajo esa tesis, la protección de la naturaleza y el medioambiente constituye un verdadero desafío constitucional, siendo Colombia el quinto país entre los 17 más megabiodiversos –según cita la Corte–. Un país en el que habitan 54.871 especies de animales.

Tras hacer una larga disertación sobre la importancia del agua en la historia de la humanidad, empezando por las civilizaciones asentadas en Mesopotamia, a orillas de los ríos Tigris y Éufrates, en Egipto con el Nilo, en la India con el Ganges o en la China con el Huang He, la sentencia pondera el mito fundacional que encarna el agua para el mundo. Con esos antecedentes, y de vuelta al escenario doméstico, la Corte explicó: “Si bien el derecho al agua no está previsto en la Constitución como un derecho fundamental, la Corte Constitucional sí lo considera como tal por cuanto hace parte del núcleo esencial del derecho a la vida en condiciones dignas no sólo cuando está destinada al consumo humano, sino en tanto es parte esencial del medio ambiente y resulta necesaria para la vida de los múltiples organismos y especies que habitan el planeta”.

Para el alto tribunal, “la importancia de la diversidad biológica y cultural de la Nación para las próximas generaciones y la supervivencia del planeta plantea a los estados la necesidad de adoptar políticas públicas integrales sobre conservación, preservación y compensación que tomen en cuenta la interdependencia entre la diversidad biológica y cultural”. En esa línea, el Atrato constituye el principal factor de identidad cultural del Chocó. No obstante, la tradición minera en la zona completa más de 500 años. Comenzó con el establecimiento de las colonias mineras españolas en Santa María de la Antigua del Darién, en el norte del Chocó. Con el paso de los años la región fue sinónimo de oro y riqueza y en los relatos orales de los negros fantásticos que parió el Atrato se fue regando como pólvora la leyenda de la tierra dorada. Hoy es tierra de nadie. O tierra en disputa, que es lo mismo.

La tragedia de El Dorado

Colombia es el sexto productor de oro en América Latina y ocupa el puesto 20 en el mundo, con 65 toneladas anuales. Desde 2012 es el tercer producto colombiano de mayor exportación después del petróleo y el carbón, y justo por encima del café. Las autoridades estiman que unas 350.000 personas viven de economías vinculadas o derivadas del comercio del oro en 10 departamentos. Antioquia y Chocó encabezan la lista. Un negocio que se desarrolla en zonas con fuerte presencia de actores criminales. Unre que se remonta a los años postreros del siglo XVIII, cuando Chocó “producía más oro que todos los demás distritos mineros de la Nueva Granada y, en consecuencia, se convirtió en el principal productor de los virreinatos continentales”. Nunca cesó allá la fiebre por El Dorado.

Esa riqueza jamás se tradujo en bienestar para el pueblo. La mitad de los habitantes vive en situación de pobreza extrema, la región tiene el indicador más bajo en calidad de vida en el país –¿traducción?: es el peor lugar para vivir de Colombia– y la expectativa de vida no supera los 58 años (el promedio nacional es de 70 años). Y uno se pregunta entonces: ¿a dónde fueron a parar 1,5 billones de pesos en regalías que según el Departamento Nacional de Planeación han sido transferidos a las autoridades chocoanas en los últimos cinco años? Lo único que avanza en Chocó son las solicitudes para explotar minas. Para 2015 se hicieron 372 peticiones ante la autoridad minera, que representan 645.937 hectáreas. “La dimensión del negocio es tan grande que las comunidades afirman que en el departamento del Chocó hay actualmente en operación unas 800 dragas”, resaltó el fallo.

Los magistrados Palacio y Rojas viajaron el año pasado a la región y constataron con sus propios ojos la depredación ambiental, la desviación de los cauces de algunos afluentes del Atrato, la multiplicación de las retroexcavadoras y la estela tóxica que arrastra el tercer río más caudaloso de Colombia. El mercurio es usado de manera indiscriminada para extraer oro. Una de las técnicas más contaminantes ocurre cuando se añade mercurio al mineral durante la trituración, molienda y lavado del mismo. “Por lo general, solo el 10 % del mercurio agregado a un barril se combina con el oro para formar la amalgama, el restante 90 % sobra y se desecha en fuentes hídricas”, advirtió la Corte. Colombia es el país con más contaminación por mercurio en América. La organización Mercury Watch calcula que produce 180 toneladas anuales del químico. La tercera parte va a dar al Atrato.

“El empleo abusivo del mercurio, así como su combinación con el cianuro, provocan una extensa degradación ambiental por contaminación de los ecosistemas”, insistió el fallo. El investigador en toxicología de la Universidad de Cartagena Jesús Olivero, en concepto enviado a la Corte, resumió así el cataclismo del Atrato: “El mercurio es el elemento no radioactivo más tóxico que se conoce en la naturaleza. Al mezclarse con el agua (en los ríos y en las ciénagas) se transforma en una especie química mucho más tóxica llamada ‘metilmercurio’, que es la que termina alojándose en la carne de los peces y pescados y, por esta vía, entra en contacto directo con las poblaciones humanas que terminan consumiendo químicos que se vierten en los ríos”.

Según los demandantes, un estudio practicado a 160 personas en la cuenca del río Atrato y sus afluentes (río Quito) descubrió niveles alarmantes de mercurio en la sangre. “El nivel de mercurio es de 60 puntos por millón, cuando el promedio mínimo mundial considerado aceptable es de 0,5 puntos por millón”. Asimismo, la Defensoría del Pueblo conceptuó: “El uso de dragas, grandes y pequeñas, y retroexcavadoras dentro de los mismos cauces de los ríos, así como también en zonas periféricas de las cuencas, ha afectado la dinámica hidráulica de los ríos Atrato, Andágueda y Quito y sus afluentes; ha destruido el cauce, generado la desaparición de la mayor parte de la fauna acuática y terrestre”. Y agregó la Corte: “El impacto de la minería ilegal en el río Atrato es tan fuerte que hoy es prácticamente imposible determinar el cauce original que alguna vez tuvo el río”.

En síntesis, para la Corte es hora de ponerle punto final a la grave situación humanitaria y medioambiental del Chocó. Por eso consideró al Atrato como una entidad sujeta de derechos y ordenó su protección especial e intervención teniendo en cuenta el concepto del interés superior del medioambiente. “La minería ilegal que se realiza en la cuenca del río Atrato y sus afluentes desafía cualquier idea de uso racional de los recursos hídricos y forestales y constituye una abierta vulneración del derecho fundamental al agua”, concluyó la sentencia. Y, de colofón, añadió: “Solo a partir de una actitud de profundo respeto y humildad con la naturaleza, sus integrantes y su cultura, es posible entrar a relacionarse con ellos en términos justos y equitativos, dejando de lado todo concepto que se limite a lo simplemente utilitario, económico o eficientista”.

Así, pues, la revolucionaria sentencia le ordenó al Estado la protección y restauración del río. En ese sentido, el Gobierno y las comunidades afectadas del Chocó deberán nombrar dos delegados para hacerle seguimiento al caso. Ellos serán “los guardianes del Atrato” y deberán conformar una comisión de guardianes en los próximos tres meses. Esta entidad será asesorada por el Instituto Humboldt y WWF Colombia. Ese panel de expertos tendrá la responsabilidad de verificar el cumplimiento de este fallo. Asimismo, se ordenó al Ministerio de Medio Ambiente que, en un plazo no mayor de un año, diseñe y ponga en marcha un plan para descontaminar las fuentes hídricas del Chocó, comenzando por la cuenca del río Atrato y sus afluentes, así como la reforestación de zonas afectadas por minería legal e ilegal.

La Corte también dictaminó que las autoridades debían implementar un plan de acción para “neutralizar y erradicar definitivamente las actividades de minería ilegal que se realicen no solo en el río Atrato y sus afluentes, sino también en el departamento de Chocó”. Y, al mismo tiempo, restringir o prohibir de una buena vez el tránsito de insumos como combustible y sustancias químicas como mercurio y cianuro. Por último, el alto tribunal pidió que se realicen cuanto antes “estudios toxicológicos y epidemiológicos del río Atrato, sus afluentes y comunidades, los cuales no pueden tardar más de tres meses en dar inicio ni exceder los nueve meses para su culminación”, con el fin de tener un diagnóstico claro sobre esta problemática. Una serie de medidas de choque para salvar el Atrato. Salvar al Chocó. Salvar a Colombia. Salvar al planeta.