Nadie responde por la destrucción de los últimos frailejones de Usme

Basuras como plásticos, palos y excrementos de los habitantes que invaden el parque Puerta al Llano están acabando con el poco frailejón que aún sobrevive en la zona.

Foto: Diego Santacruz / EL TIEMPO. Basuras como plásticos, palos y excrementos de los habitantes que invaden el parque Puerta al Llano están acabando con el poco frailejón que aún sobrevive en la zona.

Los pocos que quedan están siendo aplastados por cambuches de lata. Invasiones crecen sin control.

El paisaje del parque zonal Puerta al Llano, en la localidad Usme, ha cambiado drásticamente en los últimos seis meses. El lugar, antes rebosante de frailejones, es ahora la guarida de quienes han quemado y aplastado esta planta, vital para los páramos, con el fin de levantar cambuches de lata.

Los frailejones que sobreviven en el lugar, alrededor de 50, deben soportar basuras, trapos, plásticos, palos, excrementos de quienes invaden el parque y escombros que dejan las construcciones de estas casas ilegales.

Pocos frailejones sobreviven en el parque Puerta al Llano en la localidad de Usme, por la invasión de casas de lata. Diego Santacruz / EL TIEMPO

Además, la comunidad asegura que detrás de estas invasiones hay un negocio de venta de terrenos; dice que las personas pagan unos 2 millones de pesos a ‘tierreros’ que se apropian de estos espacios sin permiso.Los residentes del barrio El Refugio, en donde se encuentra el parque afeco, denuncian que ninguna autoridad distrital ha tomado medidas contundentes en este caso, como tampoco lo han hecho con las invasiones detectadas desde hace varios años en la reserva ecológica Entre Nubes, ubicada cerca al parque Puerta al Llano.

Mientras las autoridades deciden prestar atención al problema, los frailejones de Usme –que crecen cerca de un centímetro por año– seguirán agonizando hasta su extinción.

 

 

Pimponeo administrativo

Si bien la comunidad de El Refugio ha enviado derechos de petición a diferentes entidades del Distrito para evitar la invasión que rodea a su barrio, tanto en el parque Puerta al Llano como en el parque Entre Nubes, en ninguna de las respuestas de las entidades indican que vayan a evitar que se sigan construyendo estas casas ilegales.

Luego de que EL TIEMPO consultó a la Secretaría de Ambiente sobre este tema, la entidad especificó que los terrenos del parque zonal Puerta al Llano no han sido adquiridos por el Distrito, por lo que la alcaldía local de Usme es la que debe controlar las invasiones.

“Los predios allí ubicados son privados, por lo cual no es posible desarrollar acciones de administración y manejo en dicha área. La alcaldía local de Usme es la que tiene las competencias de control de las ocupaciones como primera autoridad policial”, enfatizó la Secretaría.

Asimismo, la entidad aseguró que con anterioridad se le ha advertido a la alcaldía “la necesidad de controlar” dichas construcciones dentro de esa área.

El frailejón se ve quemado y aplastado. Según vecinos, en ese punto ya se levantó una nueva casa de lata. Diego Santacruz / EL TIEMPO

Al respecto, este diario no obtuvo respuesta del alcalde local, Leonardo Salgado, después de reiteradas llamadas. En la alcaldía informaron que el funcionario se encontraba de vacaciones.

Juan Carlos León, del departamento de ambiente de la alcaldía local, habló como vocero y aceptó que tienen conocimiento de las invasiones y del impacto ambiental que están generando, pero explicó que algunos factores como amenazas y la demora en los procesos de reubicación frenan una efectiva intervención.

“No contamos con las suficientes herramientas para controlar eso. A mí me han amenazado. Esto es un problema que se sale de las manos del Distrito”, aseveró León.

Ambas respuestas, la de la Secretaría y la alcaldía local, encargadas de proteger estas zonas ambientales, dejan a la deriva el futuro de los pocos frailejones que sobreviven y, más grave aún, no aclaran que vaya a haber un control a las invasiones que siguen proliferando en la zona.

De hecho, ante la pregunta de si los frailejones se van a acabar, León respondió que “sí”, y aseguró: “Esa zona es muy compleja, a la gente no le interesa. Nos acabaron un reducto de bosque por la zona. Fuimos con la fuerza disponible pero nos sacó corriendo la misma comunidad. Son temas de orden público que van más allá del manejo ambiental”.

El negocio que esconde

A la destrucción de los frailejones y la falta de respuestas de las entidades del Distrito y la alcaldía local, se suman otros problemas que están generando las invasiones como lo son la venta de esos terrenos y la inseguridad que han traído a la zona.

Algunas versiones de la comunidad indican que personas identificadas como ‘Chiqui’ y ‘Diomedes’, quienes se declararon dueños del parque Puerta al Llano y de Entre Nubes, venden ilegalmente lotes a las personas que ahora habitan en las casas de lata.

“La gente vive atemorizada porque nadie sabe quiénes son. Además, parece que manejan en la zona de invasión una ‘olla’ de drogas”, aseguró una habitante que prefiere mantenerse en el anonimato.

Los habitantes no se atreven a dar muchos detalles de los supuestos estafadores, ya que temen por su seguridad. Además, dicen que no saben de dónde llegan los nuevos habitantes que también, según ellos, han convertido al barrio en una zona insegura.

“Llegan a las tiendas y piden fiado. Nunca pagan y, como no los conocemos, nadie les dice nada. No sabemos qué nos puedan hacer”, concluyó otro de los habitantes.

‘Queremos que nos reubiquen’

Desde hace más de 10 años el paisaje del parque Entre Nubes –cercano al parque zonal– ha tenido una transformación abrumadora. El verde que caracteriza a esta reserva ecológica cambió por el plateado de las casas de lata.

Primero fueron uno o dos cambuches improvisados, pero pronto fueron decenas por cuenta de quienes llegaron a construir lo que ahora es un barrio de invasión habitado por unas 30 familias.

Eduardo Ordóñez, reciclador que vive en una de las casas de invasión del parque Entre Nubes desde hace nueve años, sabe el impacto ambiental que genera en la reserva ecológica, pero dice que no decidió vivir allí.

“A mi suegro le vendieron unos terrenos. Cuando él nos trajo acá, nos dijo que esto lo compró para que viviéramos allí. No teníamos opción”, cuenta.

Al parecer, ellos cayeron en la misma actividad ilegal de quienes habitan en el parque Puerta al Llano. Los llamados ‘tierreros’ les vendieron los lotes.

María Elsa Vásquez, suegra de Eduardo, mamá de seis hijos y abuela de 17 nietos, llegó hace dos años. Dice que el inclemente clima, cargado de fuertes vientos y heladas noches, ha afectado la salud de ella y la de sus familiares. Uno de sus nietos, que no tiene más de un año, está muy enfermo, hasta le sale sangre de los oídos por el intenso frío.

María Elsa Vásquez ha vivido en la zona de invasión del parque Entre Nubes desde hace dos años. Quiere que la reubiquen. / Foto: EL TIEMPO.

Además, sus casas no tienen piso, por lo que las lluvias terminan convirtiendo el suelo de las mismas en un completo barrizal que las desestabiliza.

“Quiero que nos reubiquen porque el frío ataca. Nos toca a toda hora estar arropados”, dice con angustia María Elsa.

Eduardo cuenta que desde hace cinco años funcionarios del Distrito han dicho que los van a reubicar.

Por su parte, Juan Carlos León, de la alcaldía de Usme, explica que ellos han censado a las familias para reasentarlas, pero falta que otras entidades declaren la zona de alto riesgo para evacuarlas. No obstante, no se sabe si estas serán escogidas: “En este momento no puedo decir a ciencia cierta si a estas familias las van a reasentar”, afirma León.

Por ahora, estas familias seguirán a la espera de un traslado, pero eso sí, aseguran que están comprometidos a reforestar el parque que invadieron para que pronto se recupere.

CLAUDIA PINZÓN Y DAVID FERNANDO MONTES A.
Redactores de EL TIEMPO

Fuente: http://www.eltiempo.com/bogota/destruyen-frailejones-de-usme/16372653

Leave a Reply

*

captcha *